martes, 7 de agosto de 2012

Una escena corta de Tierra de Sol

Su anciano amigo le pidió que se arrodillara junto a su lecho de muerte. Extendió los brazos sobre su cabeza, bendiciéndola; después el moribundo le colgó el pedrusco.


—Perteneció a mis antepasados. Ellos adoraban a los dioses que venían del sol. Esos dioses rubios de ojos límpidos se lo entregaron. Ahora yo te lo devuelvo a ti. Cuando llegue la hora sabrás lo que hacer con él.

—Yo no soy un

Publicar un comentario

Whatsapp Button works on Mobile Device only

Start typing and press Enter to search