domingo, 20 de septiembre de 1987

Poema 20.9.87


Dura y frías sensaciones
me devuelven a la soledad
a la unidad de mi ego interior,
a la no deseada paz.
Sangre caliente, dolor de cabeza,
las ideas retumban en todo mi ser,
se agolpan prietas y tan certeras
que apenas respiro, no me dejan ver.
Corazón latiente a marchas forzadas,
¡parece que va a estallar!
No quiero pensar que pueda ser patente
y definitivo el adiós...
Los ojos abiertos, casi salientes,
inundados de sal y H2o,
las lágrimas que se escapan, se vierten
avergonzadas y ocultas del sol.
Son irremediables...
Sonrisas forzadas, en las piernas temblor,
tan cercano el Mundo,
                   tan lejano el Cielo, ese Dios...
"¿Por qué?!" Eterna pregunta
sin respuesta lógica ni definitiva.
"¿Por qué?" Repite mi llorosa voz.
"¿Por qué?" Redobla en mi cabeza.
Un "¿por qué?" se disuelve en mi corazón.
Y la respuesta no se deja oír.
Y siguen esas sensaciones duras,
tristes, frías, dolorosas...
Las quiero y no sé evitar...
Presentimientos extraños y desconocidos;
poco madura, pocos años,
y mucho dolor sufrido.
La rabia en mis puños,
la ira en mis manos
y un odio profundo quiere salir...
¿Qué hago?
¡No quiero pensarlo!
(Y no puedo evitarlo...)
Y sigue. SIGUE. ¡SIGUE! 
Vueltas, más vueltas, a comenzar...
Un hola ayer, ¿mañana adiós?
¡Maldita maldita maldita!
                 ¡Maldita sensación!
                                  ¿de realidad?
Mi cabeza...
          Da vueltas...
                     No quiero...
                               Pensar...
                               Lágrimas...
                                        Sollozos...
                                                 Mañana...
                                                        Adiós.
20/9/8

Publicar un comentario

Gracias por comentar :-)

Whatsapp Button funciona solo en dispositivos móviles

Escribe y haz clic en ENTER para buscar