viernes, 16 de noviembre de 2012

Ferro en mis manos...

Aunque debería hablar en singular y decir "en mi mano" porque, como puedes ver en la imagen que ilustra esta entrada, estoy un poco lesionada...

Hoy, a las 9:05 AM, me han traído, por fin, la prueba de impresión o ferro, recién sacado del horno.
Tengo que confesaros que estoy emocionadísima, casi en estado de shock. Ahora ya me creo que la publicación de la novela es una realidad.
Reconozco que he prolongado el momento de abrir el paquete varios minutos. Saborear el momento que tanto he esperado, no tiene precio.
He abierto el libro con cierto temblor, y sé que no es el invierno.
Lo primero que he hecho ha sido buscar la dedicatoria y los agradecimientos a mecenas y patrocinadores. Sí, ahí están.
Lo segundo que he hecho ha sido emocionarme hasta la médula, como si las palabras escritas no las hubiera plasmado yo... La criatura me ha salido cariñosa y yo soy una madre sensible, vosotr@s lo comprenderéis.
Y lo tercero, hacer un reportaje foto / videográfico, que estamos en la era de la información y el mundo virtual se nutre de la realidad, captada por los teléfonos móviles de última generación.
En otro momento de mi vida lo hubiera encontrado cutre y superficial, pero tenía la necesidad de compartir con vosotr@s ese momento, igual que comparto este sueño que se ha hecho realidad.

¿Que qué he sentido, me preguntáis? Buf. Imaginaos.
Tener a la criatura, hecha papel y tinta, en mis manos, sentir su peso, rozar su textura con mi propia piel, leer sus adentros -que es casi como leer su alma-, mirarle a la cara, de frente... Debe parecerse al momento del parto en el que la enfermera te trae al recién nacido. Me he sentido feliz, vaya.
¿Y ahora? ¿Cuáles son los pasos que faltan hasta que podáis tener la novela en las librerías?
Ahora me toca seguir trabajando sobre ella: el ferro es la prueba de impresión donde examino todas las correcciones que hemos estado realizando Éride Ediciones y yo sobre el texto original. Una vez leído el libro con atención y comprobado que todo está OK, les devuelvo el ejemplar, pasa por un último revisor y va a máquinas.
Es cuestión de muy poco tiempo ya. Cuento con que podáis tenerlo a vuestra disposición, en las librerías y webs que os diré en su momento, a mediados de diciembre. Sea como sea, para Navidades, Papa Noël nos traerá el regalito.
Quiero cerrar esta entrada con el epígrafe que he escogido para empezar la novela. Espero que os guste.



8 comentarios:

  1. Puedo sentir tu emoción!
    Esto es como el parto de una burra!
    Animo! Ya queda menos!
    MOlta merda!

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, sí, yo me siento un poco burra. Pensaba que era por las orejas, ¡y resulta que es por el parto! Jajaja...
      Un besote :-)

      Eliminar
  2. Buenos Prado.
    Ya esta viniendo. Casi lo tenemos en nuestras manos. Ya es real. Y aunque con ayuda de tus mecenas y patrocinadores, lo has escrito tu y lo hemos hecho por lo que tu nos vas a regalar compartiendo tu arte. El mundo necesita de gente que siga soñando con hqcer realidad sus sueños, asi que mucho mierda, hoy con Tierra de Sol y con lo que venga de ahora en adelante.
    Nos vemos pronto en la presentacion!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Brindaremos por los sueños, por los que se tienen y por los que se hacen realidad. Éste es mi sueño, sí, pero junt@s lo hemos hecho posible. Junt@s podemos hacer lo que nos propongamos...

      Eliminar
  3. Tú lo has dicho: tal que un parto. Enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajaja, calla, calla, que como tengo la regla, encima me ha venido con dolores y todo ;-P
      Gracias, colega.
      Ahora sí: nos vemos en las estanterías. Y ojalá me vaya tan bien como a ti.

      Eliminar
  4. Pero que bonita se ve! Qué emoción he sentido al verla, imagino la que has sentido tú!
    Qué feliz te veo campeona!!!

    Lola

    ResponderEliminar

Gracias por comentar :-)

Whatsapp Button funciona solo en dispositivos móviles

Escribe y haz clic en ENTER para buscar